Archivos

DESTACADOS

- No hay comentarios

Nuestra purificación es la prioridad en estos convulsionados tiempos donde se multiplican las tentaciones y ataques. Donde cada partícula de pureza debe ser defendida como lo que es, un tesoro único. Por eso debemos ser metódicos en nuestra higiene espiritual.
ajedrez entre el bien y el mal
Esto va para aquellos que están oprimidos o abiertamente atacados por demonios y espíritus malignos, y están tratando de librar sus hogares de la influencia o la presencia de espíritus malignos.

Lo primero es limpiarse internamente y para esto hay métodos espirituales y algunos recursos externos.

RECUERDA: DIOS TIENE EL CONTROL


La primera regla a recordar es que Dios siempre tiene el control absoluto, y el diablo no puede hacer nada sin el permiso de Dios.
Dios siempre busca sacar bien de todo, y Él sabe sacar el bien incluso del mal, si se lo permitimos. Un excelente ejemplo de cómo Dios saca bien del mal es la Pasión y Muerte de Jesús. El Evangelio de Juan dice que en la última cena entró Satanás en Judas, y luego traicionó a Jesús. Jesús fue capturado, torturado, fue clavado a una cruz, y murió de una muerte tortuosa.

¿Pero fue la muerte del Hijo de Dios, en este acto de pura maldad, una victoria para satanás y los demonios? ¡No!.
De hecho fue la derrota de satanás, porque a través de la muerte de Jesús en la cruz, podemos ser perdonados de nuestros pecados, si deseamos serlo. Por lo que fácilmente se puede ver cómo Dios puede y transforma el mal en bien.

UNA BATALLA ESPIRITUAL DEBE SER COMBATIDA CON ARMAS ESPIRITUALES


Entonces, ¿cómo todo esto se correlaciona con aquellos que están luchando con los demonios, y quieren librarse de los malos espíritus? En primer lugar tenemos que buscar la forma en que Jesús luchó y echó fuera a los demonios.
Entre otros leer Marcos 5:1, Marcos 1:23, y quizás el más revelador es el de Marcos 9:29, en el que los apóstoles no tuvieron éxito en el manejo de un demonio en un muchacho.
Así que después le preguntaron a Jesús por qué no pudieron manejar al demonio, y Jesús responde: “Este tipo sólo puede ser expulsado con oración y ayuno.”


UTILIZANDO EL FLUJO QUE VIENE DEL CIELO


¿Pero es su agua limpia? ¿Son “aguas vivas” (del Cielo) las que fluyen a través tuyo? Esta es una pregunta crucial – bastante crítica cuando uno enfrenta una batalla espiritual.
Muchos que creen que están haciendo todas las “cosas correctas”, y tienen las devociones y rutinas religiosas adecuadas e incluso sirven en la iglesia, pero o en alguna forma dejan de usar las rutinas para limpiarse internamente, para purificar lo que se ha contaminado y nos ha disminuido.

Como resultado, hay menos inspiración; no hay curación; los mismos problemas se repiten sin fin.Tales personas necesitan “abrir sus pozos”

LAS “AGUAS VIVAS DEL CIELO”


Como dice la Escritura están las aguas vivas del Cielo y aquellos que tienen experiencias cercanas a la muerte del mismo modo informan que vieron estanques cristalinos puros o ríos o canales o lagos con fondos de oro, en algunos casos, un “mar de fuentes”, fluyendo con el poder milagroso del Espíritu Santo, que limpia, que todo lo convierte en blanco – cada gota crea su propio tono y la melodía se entremezcla con la angelical que suena por todas partes.
Nos conectamos con esas aguas cuando alabamos a Dios, cuando estamos en la verdadera oración, cuando estamos en la Adoración de la manera más profunda, cuando nuestros corazones están en el Rosario, y cuando, como en el caso de los carismáticos, hablan en lenguas.

Todos necesitamos esto de vez en cuando.
Nuestras aguas están manchados por:
Orgullo. La criticidad. No perdonar. Materialismo. La lujuria desenfrenada. Los celos (sobre todo esto). Enfurecerse. Decir mentiras (vivir falsedades).

El enemigo trata de tapar nuestros pozos con el “cemento” de la autocompasión, la depresión, la desesperación, el resentimiento y otras emociones negativas.

Esta es la contaminación espiritual – que nos frena, incluso nos detiene de llegar a nuestros destinos. Mata lo plantado dentro de nosotros.

NUESTRAS MISIONES


Porque todos tenemos “destinos”. Todos tenemos misiones en la vida. ¿Y las estamos cumpliendo? ¿Estamos cumpliendo un propósito? ¿Cuándo nos encontramos con la gente, estamos haciendo y diciendo y sintiendo lo correcto?
Lo sabremos algún día.
Sin embargo mucha gente, incluso en la Iglesia, luce bien en el exterior, pero su ‘agua es mala” y sus vidas son sin fruto. En el interior están heridos, llevando el dolor y la amargura del pasado; su pena les ha atado y no pueden levantarse y entrar en su destino Su amargura contamina a los que les rodean. Vea Hebreos 12:15.

La autora María Vadia cita el ejemplo de una mujer que conoció que era hermosa y bien vestida, pero con tal agitación interna que una vez había intentado suicidarse e incluso pensó en matar a sus dos hijas, durante un ataque de depresión.
Eso es ciertamente un ejemplo extremo de vida “infructuosa”. Es un ejemplo de suciedad interior. Ella había sido bloqueada en su camino a su destino.
Todos tenemos el encargo divino. Tenemos pequeñas misiones en la gran misión. Tenemos gente que debe estar lista antes de que la ayudemos – tal vez como la mujer se acaba de mencionar.
Podemos hacerlo mediante la oración con las palabras adecuadas.

Podemos hacerlo dejando que las “aguas vivas” – la limpieza, la alegría en Dios – fluyan a través de nosotros.

Esos manantiales liberan la curación, ellos liberan la vida. De esta manera podemos elevarnos a nuestros destinos.

Tenemos la oportunidad, y a menudo el desafío, de comunicarnos con los familiares cercanamente y personalmente, y derramar las bendiciones de Dios sobre ellos.
Podemos estar nerviosos acerca de una determinada circunstancia. Podemos dejarnos llevar para hacerles saber algo. Podemos querer ayudarles de alguna manera, pero no encontramos las palabras adecuadas.
Permíteles que vengan del corazón – del Espíritu – en lugar de un artificio de la cabeza.
“No se preocupen por lo que van a decir, ni cómo han de hablar. Llegado ese momento, se les comunicará lo que tengan que decir. Pues no serán ustedes los que hablarán, sino el Espíritu de su Padre el que hablará en ustedes”. Mateo 10:19-20.
“Pórtense con prudencia con los de afuera y aprovechen todas las oportunidades. Que su conversación sea agradable y no le falte su granito de sal. Sepan contestar a cada uno lo que corresponde”, dice Colosenses 4:5-6.

LA LIBERACIÓN


María Vadía también hace un cuento de su hermano, un médico y una mujer que se acercó a él, porque era incapaz de moverse o enderezar los dedos. Ellos estaban como “congelados”.
El Señor le dio a él una palabra de conocimiento de que ella tenía que perdonar a su marido. Él se lo dijo a ella y cuando lo hizo – cuando ella perdonó – el dolor y la parálisis, el hielo, inmediatamente desapareció.

Esta era una mujer era una “buena católica”, pero que nunca se había tomado el tiempo para limpiarse.

Somos “pozos vivos” que liberan la vida, la esperanza y la alegría a los perdidos. Las palabras pueden llevar el agua de los Cielos.
Cuanto más usamos sus dones – cuanto más nos liberamos – más fluye a través de nosotros.
Tenemos citas divinas, para que las personas que aparecen en nuestros caminos sean salvos, sanados y liberados.
Él nos ha dotado de todos los dones que necesitamos para llegar a los demás. Esto abre los “pozos”. Esto conduce a nuevos regalos. Y trae la pureza, que nos acerca al Cielo.
Pero para eso debemos hacer varias cosas en este camino de purificarnos.


LOS 6 RECURSOS PARA LIMPIARNOS


1 – ¡ORACIÓN Y AYUNO!

Ahí está la principal arma espiritual a ser usada para librarse de los demonios y espíritus malignos.
Jesús dijo que la oración en primer lugar, porque la oración es el arma primera y más importante para ser utilizada contra el diablo. ¡Esto no puede enfatizarse lo suficiente! La oración nos une a Dios, y nos acerca a Él, y sólo Dios puede liberarnos de las presencias demoníacas. ¡No podemos hacer nada sin Él, quien nos sostiene!
La otra arma contra el diablo que Jesús menciona es el ayuno. Esto se explica por sí, pero lo que a veces olvidamos es el espíritu que debe acompañar al ayuno. Hemos de ayunar de comida con un espíritu de sacrificio en reparación por nuestros pecados.
Nuestros pecados son los que nos separan de Dios, por lo que debemos ayunar en un espíritu de penitencia y reparación por los pecados, los cuales nos pusieron en la disposición adecuada para que Dios nos perdone por estos pecados.
Así, en primer lugar la oración, y luego hacer ayuno en un espíritu de reparación por nuestros pecados, es el principal recurso contra los malos espíritus.

Los demonios no tienen poder sobre aquellos que están íntimamente unidos a Dios en oración, y que se encuentran en un estado de gracia.

2 – VALENTÍA, EL DIABLO NO TIENE TRATADOS DE PAZ

Dios nos ama. Y porque Dios nos ama, el diablo y los demonios nos odian, porque odian a Dios.
“Descansen todas sus preocupaciones sobre él, porque él cuida de vosotros. Sed sobrios y vigilantes. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quien devorar”. 1 Pedro 5:7

Satanás y los demonios no hacen ningún tratado de paz. Sólo conocen la guerra. Ellos vagan por el mundo buscando constantemente la ruina nuestras almas, y nos arrastran al infierno.

Por lo tanto, tenemos que hacer frente a los malos espíritus, con valentía. Tenemos que luchar y pelear la buena batalla. No podemos escapar, porque como el Padre John Corapi siempre dice “¡la rendición no es una opción!”

3 – EUCARISTÍA Y CONFESIÓN

Los católicos están en una posición privilegiada en la lucha contra los malos espíritus, porque la Iglesia Católica ha estado luchando contra los poderes del infierno desde que Jesús instituyó la Iglesia sobre Pedro, el primer Papa, y los apóstoles (los obispos) hace unos 2000 años. En el Santo Evangelio Jesús dice:
“Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”, Mateo 3:16
Junto con la oración y el ayuno, los católicos tienen armas poderosas para utilizar en la lucha contra la presencia del mal.
La más importante de ellos es la confesión sacramental (también conocida como el sacramento de la Reconciliación), donde los pecados son confesados a Dios, y se obtiene el perdón de pecados. Un alma libre de pecado se encuentra en un estado de gracia y no tiene nada que temer del diablo.
Junto con la confesión, la misa y la recepción frecuente de la Eucaristía son los medios más eficaces de luchar contra el mal. También la oración ante el Santísimo Sacramento (la adoración eucarística) es muy poderosa, porque entonces uno está rezando a los pies del Señor.

4 – CRUCIFIJOS

El diablo huye de Jesús en la cruz, así que si usted no tiene uno, obtenga un crucifijo y hazlo bendecir por un sacerdote, y colócalo en un lugar adecuado y digno en tu casa – y sobre todo, ora a Jesús ante él cada día. Además, si no tienes uno, consigue un crucifijo en una cadena, hazlo bendecir y llévalo con devoción y en oración.

5 – ORACIONES A LA VIRGEN MARÍA, LOS SANTOS Y LOS ÁNGELES

Por expreso poder y voluntad de Dios, la Santísima Virgen María, los ángeles y los santos nos ayudan en nuestra lucha contra el mal.

Jesús nos dio a su madre mientras él se estaba muriendo, suspendido entre el cielo y la tierra en la cruz (Juan 19:26). Y al lado de Jesús, nuestra Madre del cielo es nuestra mayor ayuda y defensora contra el demonio y sus secuaces.
Y la gran oración pidiendo ayuda Santísima Madre es el Santísimo Rosario. El Rosario es una cadena que defiende de los malos espíritus.
Junto con Santísima Virgen María, los Santos y los Ángeles son especialmente poderosos en contra de la maldad del diablo. San Miguel Arcángel, por ejemplo tiene una oración que ha sido recitada desde hace más de un siglo y es extremadamente poderosa.
“San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Se nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Reprímele Dios, pedimos suplicantes, y tú, Oh Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás, y a todos los espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.”
A lo largo de los siglos, las reliquias de los santos han demostrado también ser muy eficaces contra los demonios. Rece a los santos, y si es posible mantenga una reliquia en su persona.

6 – SACRAMENTALES CATÓLICOS

Los Sacramentales, especialmente el agua bendita y la sal exorcizada deben ser rociadas en las zonas afectadas de la casa, y el agua bendita y la sal exorcizada deben ser rociadas sobre la propia comida y bebida para proteger desde dentro. (* Ver nota sobre el agua y la sal exorcizada más abajo).

Junto con las reliquias de los santos, están las medallas bendecidas y estampas con la bendición de la Iglesia Católica, y la protección del santo cuya imagen está en la medalla o estampa llevadas consigo. Además, la quema de velas bendecidas e incienso bendito son reconocidos como un arma muy poderosa contra los demonios.
Por lo tanto, para resumir las armas espirituales que se necesitan para librarse uno mismo o la casa de los malos espíritus:
la oración, el ayuno en un espíritu de reparación por los pecados, la confesión, la comunión, la adoración eucarística, las oraciones a los ángeles y santos para pedir su ayuda celestial y la intercesión, y el uso de sacramentales (agua bendita, sal exorcizada, estampas, medallas, la quema de incienso y velas bendecidas).

Por último, si tu casa parece ser la fuente de la infestación demoníaca, busca obtener la bendición del sacerdote.
*Nota: Hay un ritual especial de oración llamada “bendición de exorcismo” que cualquier sacerdote puede recitar para dar a la sal y al agua bendita una bendición especial. Esta sal exorcizada o el agua bendita son especialmente eficaces contra los malos espíritus.

EXORCISMO DE LA SANTA NÓMINA

- No hay comentarios

¡Oh! verbo que os habéis encarnado,
clavado en una cruz,
sentado a la diestra de Dios Padre,
yo os adoro por vuestro santo nombre,
a la pronunciación del cual,
todo hombre se humilla.

Vos que escucháis las súplicas
de todos los que confían y creen en vos,
dignaos preservar a esta criatura 
__________ (aquí el nombre),
por vuestro santo nombre,
por los fines y la pureza con que dignasteis
a la Santísima Virgen, vuestra Madre,
por las súplicas, dignidades y virtudes
de todos los Santos de Dios,
de todo ataque, maléfico
por parte de los demonios
y de los malos espíritus,
vos que vivís y reináis
con Dios Padre y con el Espíritu Santo,
en unidad perfecta.

Amén

Aquí tenéis la cruz de nuestro Señor Jesucristo,
(se señala la cruz),
de la que depende nuestra salud,
nuestra vida, nuestra resurrección espiritual,
la confusión de todos los demonios
y de los malos espíritus.
Huid, pues, marchad de aquí demonios,
enemigos conjurados de los hombres,
en nombre de Jesucristo,
porque yo os conjuro, a vosotros,
demonios infernales, espíritus malignos
cualquiera que seáis,
presentes o ausentes,
bajo cualquier pretexto
que seáis llamados o cambiados
por vuestra voluntad o por fuerza,
por amenazas,
por artificio de hombres o mujeres malas,
para morar o habitar.
Yo os conjuro otra vez,
por temerarios y obstinados que seáis
de obedecer y dejar esta criatura __________,
hechura de Dios, y redimida por Dios
y perteneciente a Dios.

Te lo mando por el gran Dios viviente,
por el verdadero Dios,
por el Dios Santo,
por el Dios Padre
por el Dios Hijo
y por el Dios Espíritu Santo,
también Dios,
pero principalmente por Jesús Autem,
por Jesús supeautem,
por superautem Jesús,
por aquél que se inmoló en Isaac;
fue vendido en Joseph,
que siendo hombre fue crucificado,
que ha sido como degollado inocentemente
como un corderito,
por la sangre de Aquel que a su mandato
San Miguel combatió con vosotros
y os ha vencido, os ha hecho huir
cuando queríais presentaros
y sentar en el trono de Dios.

¿Quién como Dios fuerte y santo?

Yo os prohíbo de su parte, y por su autoridad,
que bajo cualquier pretexto que sea,
no podáis hacer ningún mal a esta criatura _____,
ni a nosotros, ni morar en ella, ni estos sitios,
ni dentro ni fuera de su cuerpo, ni de estos sitios,
a 100 leguas a la redonda,
sea que duerma, que vele, que coma,
que rece, que obre natural o espiritualmente.

Yo os digo que sí sois rebeldes a mi voluntad,
valido como estoy por la de Dios,
y por su gracia y misericordia, aunque indigno,
pero lleno de fe viva:

echaré sobre vosotros,
todas las maldiciones y excomuniones de los santos,
en especial a brujos y brujas,
caracteres, jeroglíficos,
y hasta las mismas firmas y pactos,
con palabras y acciones
de todas materias vegetales y sangres animales
con el nombre de las tres veces Santa Trinidad,
Dios santo, Dios fuerte, Dios inmortal,
que estemos seguros y libres de vuestro mal,
Agios, Sofder, Mesías„ Emmanuel,
Sabaot, Adonay, Aihannato, Yschiro,
Eleison, Oteos, Eley, Saday, Agla,
Alpha et Omega, Jehová, Profeta,
Camino, Verdad, Vida eternidad;
Gloria, Tetragramatos.

¿Quién como Dios?

Yo os conjuro en su nombre,
por sus santos nombres,
por sus méritos, virtudes y gloria,
y os mando os marchéis inmediatamente,
deshago todo encanto y posesión vuestra:
Lagarot, Alpronidos, Patía, Virat, Condión,
Lamarorón, Fondón, Arptagón, Afamar
Rourgais Veniat serabani.

El Verbo se hizo de carne
y habitó entre nosotros,
y os condeno de parte la muy Santa Trinidad
que vayáis al estanque de fuego y azufre
donde seréis llevados y atormentados
a la voz del bienaventurado San Miguel;
y si sois forzados a hacer mal
por algún fuerte y expreso mandato,
ya sea dándoos culto o adoración y perfumes,
o que se haya echado
alguna suerte de palabras o por magia,
sea sobre yerbas, sea sobre piedas
o en el aire, o en el agua de fuente,
riachos, lagunas, estanques o en el mar,
o que se haya hecho natural
o sencillamente o con composición,
y que esas cosas sagradas,
aunque se hayan empleado
en el nombre de Dios, o de sus ángeles,
que se hayan servido de caracteres,
que hayan examinado las horas,
minutos, días, semanas,
meses o años lo mismo.

Aunque hayan hecho con vosotros
algún pacto tácito o manifiesto,
aunque haya sido con juramento solemne:

Yo rompo y destruyo y doy por nulas
todas esas cosas,
por la virtud del Poder de Dios Padre,
que ha creado todas las cosas,
por la sabiduría de su Hijo,
Redentor de todos los hombres.

Por la voluntad del Espíritu Santo.

Escudado con el Escudo de San Miguel,
donde dice: ¿Quién como Dios?,
en una palabra, por Aquel que ha cumplido
la ley enteramente, que es, era y será siempre.

Tetragramatón, Jehová, Alpha et Omega,
principio y fin en una palabra,
que todo el poder infernal sea destruido
y huido de esta criatura __________
 (y de estos sitios).

La señal de la santa cruz
sobre la cual Jesucristo ha muerto
por la encarnación de los santos Angeles,
Arcángeles, patriarcas y profetas,
Apóstoles y Mártires, Virgen María,
y generalmente de todos los santos, que,
disfrutan de la presencia de Dios
desde la creación del mundo
como también de las ánimas santas
que viven bajo la Iglesia de Dios,
rindiendo homenaje a Dios
muy alto y Poderoso y que ellos,
penetren hasta su solio (trono),
con el humo del corazón de aquél pez
que fue quemado por el Arcángel San Rafael;

¡Desapareced de aquí!
como el espíritu inmundo huyó
de delante de la Casta Sara.

Que todas estas palabras sagradas y bendiciones
os hagan marchar, y no permitiéndoos
que os acerquéis más a esta, criatura _________
que tiene el honor de llevar en su frente
la marca y señal de la redención y santa cruz,
pues el mandato que yo os hago ahora,
no ha salido de mí, pero sí
del que ha sido enviado del Señor Padre Eterno,
a fin de destruir vuestros maleficios
y eso lo ha hecho padeciendo la muerte
en el Árbol santo de la cruz;
y nos ha dado el poder
de mandaros salir por su gloria
y utilidad de los fieles y sus redimidos.

Y así os prevenimos según el poder
recibido de nuestro Señor Jesucristo
y en su santo nombre,
que huyáis y no os acerquéis más
a esta criatura _____________,
ni a estos sitios, huid y desapareced
de la vista de la Cruz.

El León de la Tribu de Judá ha vencido.

(Tres Padrenuestros en honor
de la Santísima Trinidad,
y a las almas del Purgatorio).

Cristo vive, Cristo reina,
Cristo te defienda de todo mal.

Malditos y excomulgados demonios,
en virtud de estos santos nombres de Dios:

Mesías, Emmanuel Soter, Sabaot, Agios,
Isquiros, Athanatos, Jehová,
Adonay y Tetragramaton,
os contringimos y separamos
de esta criatura __________,
y de todo lugar y casa donde se encontrasen
estos nombres y señales de Dios
y os mandamos y atamos
para que no tengáis potestad
para dañarla con peste,
ni con cualquier otro maleficio,
ni en el alma, ni en el cuerpo.

El Señor sea con nosotros.

Idos, idos, idos, malditos,
al lago de fuego, a los lugares
que Dios Padre os tiene señalados.

Os manda el Dios Hijo,
os mando el Dios espíritu Santo,
os manda la Santísima Trinidad,
un solo Dios.

ORACION

Rogámoste, Señor Dios nuestro,
que esta su criatura, reciba Tu bendición
con la cual sea salva
de cuerpo y de entendimiento,
y te preste congruo servicio y encuentres
siempre a los beneficios de tu propiciación.

Por Cristo, etc. etc. Así sea.

ORACION

Señor Dios omnipotente,
dador de todas las virtudes
y abundante infundidor de todas las bendiciones,
suplicantes te rogamos:

Que por nuestras manos infundas
la obra de tu bendición
y aplicando nuestros caracteres y letras
en forma de Cruz,
para despedir los demonios
y arrojar las enfermedades,
preparadas por tu salvación,
te dignes bendecirlas;
por virtud del Espíritu Santo;
y concede a todos aquellos
que los usan y traigan consigo
que aparezcan en tu presencia santos,
inmaculados o irreprensibles,
y que huyan de ellos todas las enfermedades
y las acechanzas del oculto diablo
por el auxilio de tu misericordia.

Por Cristo, etc. (Rocíese con agua bendita).

(Las catorce letras de la Cruz quieren decir)

V.ade; R.etro, S.atana, N.umquam, M.ihi, V.ana,
S.unt, M.alo, Q.ue, Libas, I.pse, V.enum, B.ibas.

(Retrocede Satanás.
Nunca me induzcas a cosas vanas.
Malas son las cosas que brindas:
bebe tú mismo la ponzoña)

(Las de los brazos dicen)

Cruz, S.ancta, S.it, M.ihi, L.uz,
N.on, D.raco, S.it, M.ihi, D.un.

(La Cruz Santa me ilumine.
No sea el dragón mi perdición).

ORACIÓN DE EXORCISMO CON LA SANGRE DE CRISTO

- No hay comentarios

Oh! Señor y Dios Padre Nuestro,
que cuidas de tus Hijos
y nos alejas de la presencia del maligno
cuando hace acto de presencia
y se manifiesta en nuestras vidas,
dame tu protección para
alejar, someter y vencer
a todas las fuerzas del mal
que anidan alrededor mío.

Amén

Por la Gloriosa Sangre del Pacto
derramada por Nuestro Señor Jesucristo,
te ordeno espíritu de tentación
y falso pensamiento
que me dejes libre y en paz.

¡Fuera, Fuera, 
Fuera de mi mente
y de mis pensamientos;
te lo ordeno en el Nombre
de Nuestro Señor Jesucristo
que te venció en la cruz!.

Poderosa Sangre de Liberación,
Sanación y Redención,
derramada por Nuestro Señor Jesucristo;
combate al enemigo de mi alma
en mi cuerpo, mente y espíritu;
aleja de mi ser todo dardo
incendiario y venenoso del maligno.

No me dejes caer en tentación,
gloriosa Sangre del Redentor
y líbrame de todo mal.

Amén.

ORACION PARA SACAR EL ANIMA ARRIMADA

- No hay comentarios
 
En nombre del Padre +,
del Hijo + y del Espíritu Santo +,
doy principio a sacarle el ánima arrimada.

Doy principio a estolarte +
criatura de Dios,+
de cualquier dolencia que tengas,
botándola al fuego,
donde se queme y
 no haga mal a nadie.

Yendo Dios a predicar por el mundo
los diez mandamientos de la ley
por espacio de siete años,
dejó a Luz bella (ángel)
sentado en su trono, diciéndole:

Ocupa mi trono por treinta y ters años,
hasta que vuelva de la tierra,
donde andaré predicando
los mandamientos santos
por el mundo entero,
al cabo de los cuales volvió y Dios le dijo:

“Aquí estoy ya Luz-bella,
levántate ya y deja mi trono,
que le tengo heredado de mis padres.
Luz-bella lleno de orgullo respóndele:
No levanto ni quiero obedecerte;
pues no creo eres Dios ni nunca lo será.

Pues Luz-bella, arranca del trono
y por desobediente camina para los infiernos
a trabajar con los demás condenados”. 

"Te he, malecite, +
diable et demonie” +

“San Pedro que estaba en los alto,
de ermitaño dice:
Señor están los cielos abiertos
y se van a quedar despoblados.

Dices bien Pedro,
pero yo siempre iré subsuncordan,
quién en  lo alto, en lo alto;
quién en el limbo, en el limbo,
y quienes fueron del infierno, en el infierno.

Yo te expulso demonio,+
negras maldiciones +
y ánima arrimada +
que sea expulsada y tirada
a la mar cuajada. +

ORACION PARA ESPANTAR DEMONIOS Y ESPÍRITUS MALOS

- No hay comentarios

Diablos de Satanás,
por aquí van,
por aquí vienen.

Diablos de San Cebrián,
por aquí vienen,
por aquí se van.

Demo fuera,
demo fuera que así sea.

En el nombre de Dios,
de la Santísima Virgen,
y del Astro Celestial Divino.

Salga el Mal
entre el Bien,
como entró Jesús
a Jerusalén.

En el nombre de Dios,
y de la Santísima Virgen,
te santiguo...

Que todo espíritu malo
se ha de retirar.

Decidlo con fuerza y sin temor...

AMEN

ORACION PARA ALEJAR MALOS ESPIRITUS Y MALDADES

- No hay comentarios

En nombre de Dios Todopoderoso,
que los malos espíritus se alejen de aquí 
y que los buenos nos sirvan de baluarte contra ellos.

Espíritus malhechores que inspiráis
malos pensamientos a los hombres;
espíritus tramposos y mentirosos que los engañáis;
espíritus burlones que abusáis de su credulidad
os rechazo con todas las fuerzas de mi alma,
y cierro el oído a vuestros engaños y argucias;
pero deseo sobretodo,
que se derrame sobre vosotros la misericordia de Dios.
 Espíritus buenos y benéficos que os dignáis asistirme, 
purificadme, limpiadme, protegedme,
eliminad de mi vida todo mal enviado,
alejad de mi todo lo negativo,
alejad todo daño y maldad de mi alrededor,
dadme fuerzas para resistir los ataques, enredos
e influencia de los malos espíritus,
y la luz necesaria para no ser la burla 
de sus perversas intenciones.

Preservadme del orgullo y de la presunción,
separad de mi corazón los celos, el odio y la malevolencia
y todo sentimiento contrario a la caridad,
porque son otras tantas puertas abiertas al espíritu del mal.

Rezar tres Credos, Padrenuestro y Gloria.